Primera sesión

Ponente: Yolanda González.

Título: “La resignación caracterial. y sus consecuencias sociales y educativas en relación a la salud”.

Sobre la ponente: Es psicóloga con la especialidad en clínica.  Ejerce como Terapeuta grupal e individual (orgonterapia). Es  formadora en Prevención  infanto-juvenil, siendo la directora del Máster en Prevención y Promoción de la Salud Infantil.  Coordina grupos de padres-madres en todas las franjas de edad y es formadora de educadores, sanitarios y profesionales.

Está  formada y especializada  en Teoría del Apego, siendo miembro de I.A.N (Asociación Europea de la Teoría del Apego) y es la presidenta de A.P.I.R.
Por último,  es la  autora del libro AMAR SIN MIEDO A MALCRIAR, de la Editorial RBA.

Web: www.yolandagonzalez-prevencion.com

Ahora puedes escuchar la conferencia descargando el siguiente fichero mp3.

57 Responses to “Primera sesión”

Read below or add a comment...

  1. David Pla says:

    AQUÍ es donde podéis dejar vuestras consultas para Yolanda González. Gracias a [email protected] por vuestra participación! David.

    • maria cortes says:

      Hola a todos. Me gustaría agradecer en primer lugar la oportunidad de reflexión que La Serrada nos ofrece con jornadas de este tipo y que tanta falta hacen. Muchas gracias también a Lydia, que con su esfuerzo y empeño nos las ha hecho llegar hasta Los Cristianos.
      Quisiera formular dos preguntas a Yolanda. En primer lugar, ¿cuál es tu opinión sobre el informe Pisa? ¿Están relacionados los mejores sistemas educativos con un menor grado de frustración en el niño?
      En segundo lugar, ¿cómo se puede compensar en casa la frustración que puede provocar el sistema educativo en el niño?
      Muchas gracias.

      • Hola Canarias!
        Respondo a tus preguntas:
        1) He seguido en ocasiones el Informe Pisa. Creo que es bastante riguroso y aporta datos interesantes que luego se pueden interpetar según el contexto.
        2) Si los sistemas educativos mejores, guardan relación con un menor grado de frustración en el niño, en términos genéricos, podríamos decir que muy probablemente sí. Habría que ver cada caso y de qué frustración y edad se habla. De cualquier forma, la educación, no tiene que ser frustrante, sino expansiva y motivadora.
        3) La casa y la escuela, son dos contextos importantes para el niño. Hasta los 6-7 años, los vínculos familiares son fundamentales, y pueden elaborar, y compensar lo vivido en la escuela. El peso de la influencia escolar, crece con la edad. Pero si hay buen vínculo, siempre es posible mitigar la influencia no positiva exterior.
        Un abrazo!
        Yolanda

  2. sis nuvols says:

    ¡Hola Yolanda!,muchas gracias por tu nueva conferencia,tan interesante como las anteriores.
    Yo queria comentarte con respecto a la “resignación caracterial”,hay personas que ya desde la infancia,son mucho más sumisas,más dociles y por lo tanto mucho más facil de manipular.Por el contrario,hay niños con un temperamento mucho más energico,más fuerte,que resultan más problematicos a la hora de que acepten algo impuesto desde arriba.
    Pensando en nuestro papel como acompañantes de su desarrollo ¿cual sería la forma mas saludable de apoyar tanto un temperamento más sensible,como al otro mucho mas energico?
    Muchas gracias

    • Hola!
      Lo primero de todo, gracias.
      Lo segundo, voy a matizar la expresión “hay personas que ya desde la infancia, SON mucho más sumisas…”.
      En realidad, se HACEN, más que nacen. Si bien es cierto que contamos con una predisposición constitucional en el nacimiento, que explica que por qué unos bebés son más tranquilos que otros que son más movidos, la sumisión y docilidad se aprenden.
      Lo natural, es que los niños, expresen emociones “razonablemente” , es decir, que no sean fruto de la represión recibida (carga emocional)que les puede llevar a tener actitudes más destructivas o inhibidas, sino que estas emociones guarden relación con la vida cotidiana.
      La compañía en sus emociones (a los más inhibidos, ayudándoles a expresar y a los más “Problemáticos”, indagando qué sentido tiene esa imposición y tratando de comprender el sentido del “problema” presentado desde la empatía) es la clave en la interacción, que por otro lado es única e irrepetible con cada criatura.
      Espero que te haya aclarado algo más.
      Un abrazo

  3. anarosa says:

    Hola Yolanda, también he visto en la prensa un artículo sobre el autor de “indignaos” . Realmente merece la pena llegar a los 93 años asi de vital!!!
    En tu conferencia me llama la atención el gesto de levantar los brazos y la imagen y sentimiento que provocó en mi. Entiendo que tus grupos de madres y padres, además de hablar, aceptan hacer este tipo de experiencias para conectarse con las propias emociones. Me gustaría saber más sobre ese trabajo más experiencial.
    Además de la resignación , que entiendo por el concepto que lanzas de inhibición en la acción, delegación …, existe algún contrapunto en este sentido entiendo : la permanente la lucha , la rebeldía permanente, quizás más saludable psiquicamente?

    • Hola!
      Bueno, esperemos que el texto de “indignaos” vaya en nuestra línea, en el sentido respetuoso del término. Lo leeré con gusto, cuando pueda.
      En cuanto al movimiento de levantar brazos que aparece en el vídeo, es una propuesta que responde al espacio terapéutico, más que al ámbito preventivo de los grupos de padres. También realizo diversas técnicas “movilizadoras”, destinadas a facilitar el contacto con la empatía, pero que se tienen que experimentar para ser entendidas, como es natural.
      En cuanto al tema de la resignación, no se trata de ser “rebelde permanentemente” ni estar en “permanente lucha”.Espero que no se haya entendido que invito a semejante actitud. Se trata de tener capacidad para respetar las propias necesidades emocionales e instintivas, y defenderlas sin renunciar a ellas, y sin dañar en ningún momento al otro. Es decir, se trata de favorecer actitudes razonables en los niños(sólo posibles desde la escucha auténtica y la empatía por las emociones del otro) con nuestra propia actitud, sabiendo tolerar, aceptar y comprender las respuestas emocionales de los pequeños, sean de tristeza, rabia o miedo, sin censurarlas ni moralizarlas. Podemos hablar con los peques con mucha sencillez de sus emociones, para qué comprendan qué les pasa y por qué, pero una vez que se hayan manifestado . Les ayuda mucho a integrar lo que viven. Por ej: ” Claro, te has enfadado porque tu querías tener también ese juguete, verdad?”
      Un abrazo

      • anarosa says:

        Creo que no me expliqué bien. No considero la opción de la “permanente lucha” como más sana psiquícamente. Me refería a que el antagonista del “resignado” sería el que impone sus criterios de alguna forma, con todas las posibilidades que se le ocurren , sin empatizar con el otro. Digo más sana psiquicamente , en el sentido en el que “echa su personalidad hacia fuera” y esto reporta algún tipo de beneficio psiquico.
        Espero haberlo expuesto más claramente

        • Gracias por tu aclaración!
          Por supuesto que el antagonista del resignado, puede ser el autoritario o tirano.
          Pero este antagonismo, estaría en la misma cuerda del resignado es decir, serían los dos polor opuestos (resignación y dominio) de la ausencia de salud.
          En términos clínicos y caracteriales, podríamos decir que el resignado es el prototipo de la persona masoquista o victimista, que se queja pero que no se encuentra con fuerzas para cambiar nada.
          Realmente, la persona resignada “ha tirado la toalla” como el elefantito, después de aprender con dolor, que sus demandas, sus emociones, sus protestas han sido sistemáticamente acalladas. De esa forma, es como interioriza que “nada se puede hacer” en cada conflicto o situación poco satisfactoria que se le presente.
          Por el contrario, la persona que cuenta con algo más de salud, ha podido en la infancia expresar su frustración sin ser censurado, y también sus deseos. Ha sido mínimamente escuchado y respetado. Pues como bien sabéis, no hay perfección, sólo evolución.
          Gracias nuevamente, por favorecer que amplie la exposición aclaratoria.
          Un abrazo!

  4. IPM says:

    Hola Yolanda
    Gracias por tú exposición clara y sobretodo, enérgica, ya que después de visualizarla, te da la sensación de que sí, que realmente SE PUEDEN CAMBIAR los modelos educativos y que teniendo en cuenta que transmitimos cómo vivimos/sentimos,…más nos vale hacer una revisión y poner remedio a actitudes poco saludables,…si he entendido bien lo que cuentas,…debemos sobretodo saber ESCUCHar y dejar EXPRESAR las emociones básicas a [email protected] [email protected] ,…pero me gustaría que me explicaras un poco más a qué te refieres cuando dices que “los niños LUCHAN por lo justo…y las rabietas sirven para expresar”….pero ¿existen diferentes tipos de rabietas?¿o todas son “saludables” , son medio de expresión???

    • Hola!
      El tema de las rabietas, es delicado. Necesitaríamos otra conferencia más, pues es una de las cosas que más “mueven” a los padres, educadores y adultos en general.
      Cuando comento que luchan por lo justo, hago referencia a su intento de satisfacer SUS deseos. Cuando son pequeños, no entienden de restricciones. No se trata de darles TODO, como algunos objetan, claro que no. Se trata de observar cómo les estamos nosotros o el exterior, negando lo que solicitan…”. Es decir, en función de la edad (muy importante, pues no es lo mismo 2 añitos, que 3 o 4) la respuesta del adulto, puede ser diferente. Si considero que debo decir “No” a un deseo suyo (nunca a una necesidad de afecto), es fundamental, ver el cómo lo planteo. Si a un nene de 2 añitos, que quiere coger el mando de la tv. le dices un rotundo “NO”, puede tener muchas reacciones: asustarse, llorar, gritar, intentar cogerlo, etc… Y No tiene sentido darle explicaciones “no, el mando no, que se rompe” cuando él, lo único que desea, es explorar, conocer, investigar, jugar….Lo vivirá como una negativa sin mucho sentido y puede que coja una “rabieta”.
      En realidad, salvo las descargas de llanto y rabia, fruto del cansancio (que impide ser “razonable”), en general, se pueden Evitar. Cuando son peques, utlizando otras alternativas, antes de quitarle el mando. Por muy “cabezón” que sea, si la alternativa se presenta como más atractiva, seguro, que lo tomará con gusto para seguir jugando.
      Cuando son más mayores, las rabietas se pueden anticipar, con acuerdos.
      Todo ésto, lo trabajamos en los grupos de padres.
      Un abrazo
      Yolanda

  5. Maria Jose Elizalde says:

    Cuando por limitaciones caracteriales de los padres, hay mucha inhibicion en la primera infancia, y los padres realizan un trabajo personal, ¿hay una especie de segunda oportunidad en la adolescencia?
    Gracias y un abrazo

  6. Patricia Diego y Catuxa says:

    Hola Yolanda, coordinamos una sede en Madrid. Nos ha gustado muchísimo tu sabiduría y elocuencia total, realmente uno sale más enérgico ante estas revolucionarias palabras. Estoy deseando que se publique el libro “Indignaos”.
    En mayo compré Amar sin Miedo a Malcriar y me gustó mucho, lo tengo junto con otros que me están ayudando sobre todo a curar a mi niña herida para amar de forma más saludable a mi hija.

    Me gustaría comentarte algo, mi hija ha estado con su padre y conmigo hasta ahora, su papá se encargó de ella por las mañanas desde los 6 meses para llegar yo a las 15:00 (con muuucho sueño! :). Colechamos con gusto en una cama enorme, soy partidaria de la lactancia materna y algo me dice y siento que estamos muy conedctadas aunque el vínculo ha sido algo que tuve que trabajar muchísimo ya que apenas tenía yo la “maleta llena”. El caso es que está empezando a no angustiarse tanto cuando me voy, es un germen muy pequeño pero comienza el desapego. Tengo una pregunta. A veces en momentos delicados, como que me ausente (como por ejemplo a estas Jornadas) que no es algo que por ahora me guste hacer sin ella, lo acepta con algo de pena pero pide un sustituto, tetita, una galleta, también lo hace cuando ponemos algún límite a alguna necesidad secundaria (no compramos un helado, por ejemplo) o tiene alguna rabieta, que tiene pocas. Cómo interpreto esto?

    En un maravilloso libro de Naomi Aldort y a Estíbaliz Vegas, así como afirma Jean Liedloff, las rabietas si bien es sano expresarlas no son algo consustancial a la especie humana, vaya, que no son algo por lo que haya que pasar, no son una cosa natural, no sé si me explico. Cómo lo ves?

    Un abrazo y doy gracias a la VIDA, por encontrar a personas como tú.

    • Claro! La adolescencia, siempre es una segunda oportunidad. Si los padres han realizado un trabajo personal, pueden responder de forma diferente a las “turbulencias” propias de la etapa adolescente, que pueden ser mayores o menores en función de la relación parento-filial en la primera infancia.
      Un abrazo
      Yolanda

    • Por supuesto que las rabietas no son algo consustancial a la especie humana, no son inevitables! Es algo que no me canso de afirmar en el Master de Promoción de la salud y en mi libro o los grupos.
      Se pueden evitar, salvo si hay cansancio, hambre, etc. (necesidades no cubiertas por la razón que sea)
      En cuanto a lo que comentas del sustituto, es natural. No se que edad tiene ahora tu nenita, pero si se va mamá o se frustra por algo, busca alguna “compensación”. Simplemente te da la clave de lo que está sintiendo como frustrante en ese momento y cómo intenta subsanarlo.
      Un abrazo y gracias a tí.
      Yolanda

  7. Silvano Baztan says:

    ¡Hola, Yolanda! Como coordinador de la sede de Pamplona te felicito por la presentación. Nos quedó también aquí a los presentes esa inquietud por recibir en España el libro “indignaos” al que haces referencia (alguna persona ya había oído referirse a él previamente).

    El grupo se mantuvo en una actitud de gran atención y luego tuvo lugar un animado coloquio.

    Gracias por tu trabajo.

    Salud para ti y los tuyos.

    • Gracias a vosotros y me alegro mucho de que hubiera un coloquio animado. Ese es el objetivo, que “pensemos juntos”:
      Yo también tengo ganas de leer el librito, espero que no nos defraude.
      Un abrazo y hasta pronto
      Yolanda

  8. Marta Kanguras says:

    Hola Yolanda,
    desde la sede de A Coruña, mucha concurrencia, nos juntamos más de treinta adultos que seguimos el desarrollo de la charla con gran interés.
    Desde el debate que se generó después, queremos trasladarte un par de ideas, y algún “puntillo crítico”.
    Hablamos mucho de la lucha por la coherencia que intentamos batir la mayoría de los padres que allí estábamos, en general para evitar precisamente, que esa resignación se instale también en nuestros pequeños. Todos coincidimos que es terrible intentar pillar otra vía distinta a la habitual, y que encima la mayoría, cuándo las cosas no van bien, cargamos además con el terrible sentimiento de culpa. Sobre todo ese sentimiento que nos rodea cuándo “ya sabemos” y no podemos “ignorar”.
    Todos coincidimos que como bien dices, los grupos para juntarse, para contarse, para compartir, son fundamentales. La relación madre a madre o padres a padres funciona casi como algo mágico. Cuándo ves que otros tienen las mismas inquietudes, o parecidas, y que las soluciones o el camino hacia ellas, van parejos con otras familias, se va haciendo todo más llevadero.
    Quizá discrepamos un poco cuándo llegamos al punto en el que sugieres que este camino solo se puede hacer a través de terapias, ya que la mayoría abogamos por un estilo de aprendizaje libre, lo más aotusuficiente posible, y nos parece que hay caminos que también los padres, si nos lo creemos, y aunque nos lleve mucho más tiempo y esfuerzo, podemos llegar sin tener que delegar en profesionales.

    Todos estuvimos encantados con la invitación a la reflexión, un abrazo!

    • Hola!
      Gracias por vuestra aportación. La verdad, es que es necesario este feeback para aclarar posibles malentendidos.
      Yo soy una apasionada de la Prevención y de la promoción de la salud infantil. Creo que los grupos de padres, las lecturas, y la reflexión son un camino excelente para hacer cambios personales e importantes en la interacción con los pequeños. Sin duda!. No en vano, trabajo con muchos grupos de padres-madres…
      Pero hay otros rasgos del caracter que son más difíciles de modificar, pues están muy, muy arraigados y tienen que ver con la historia infantil propia, de dolor o de vacío. Por eso no siempre es posible realizar cambios profundos sin ayuda externa. Por ejemplo, una persona que ha recibido maltrato, o no ha recibido amor suficiente, probablemente desde la voluntad, querrá dar lo mejor de si mismo, pero si quiere ir más allá, necesitará ayuda es decir un trabajo personal y no hay nada de negativo en ello!. Al contrario!. Yo tengo muchos padres que han querido seguir profundizando en si mismos a raiz de tener un hijo, y hacen un trabajo personal.
      Espero haber aclarado la diferencia.
      Un abrazo a todos!

  9. Patricia Diego y Catuxa says:

    Hola Yolanda, gracias por tu respuesta, Catu tiene 29 meses, antes tendía más a llorar y morirse de pena pero ahora es como Ok a que te vayas pero quiero una galleta. Por eso te lo consulto.

    Otra cosa que me llama mucho la atención es que su descontento (excepto en cosas gordas relacionadas con su apego hacia mí, por ejemplo una separación) lo ha expresado siempre con el enfado y la indignación (desde que nació) apenas ha tendido al llanto desesperado si no a la protesta y la rebelión. Hasta ahí bien, y sé que por mil razones sutiles es su temperamento, pero aquí viene otra pregunta relacionada con el tema de la resignación.

    Con el dolor físico, que tengo que decir que es una niña que se accidenta poquísimo y con una psicomotricidad fina espectacular, con 18 meses hacía torres de cilindros pequeñitos de 5 piezas, pasa lo siguiente.

    Cuando se hace un poco de daño (nunca es algo espectacular como una caída gorda) le preguntamos si le duele, si está bien, si necesita algo (no sé si hacemos bien) ella afirma que sí, y en ese momento te rechaza, no quiere que la consueles, es una actitud como de “déjame tranquila que estoy bien” pero…la cosa no es tan sencilla, a veces veo que no es así, por su expresión física, se le humedecen los ojillos…pero te rechaza, lo hizo también a los 22 y 23 meses con dos episodios en los que se asustó con la actitud de un tercero (es muy gracioso porque desde bien peque pone sonrisa de compromiso con un he, he, he que viene a decir: puf que susto de señor o señora! cuando esto es así), ví que claramente estaba asustada pero nos rechazó, en uno de los episodios arrancó a llorar porque yo le validé en el momento pero prefería quedárselo. No lo hace siempre, sabe que puede acudir a nosotros pero si hay veces que recurre a eso. Te cuento como dato que su papá que la cría todas la mañana desde los seis meses, tendía hasta hace cosa de un año a “entretenerla” cuando algo malo le pasaba, por ejemplo, si yo me iba no quería que me despidiera porque la niña lloraba etc. Yo nunca estuve de acuerdo con esto y decidimos cambiarlo y salimos todos ganando, ella estaba más relajada al llorar. Lo curioso Yolanda es que es una nena muy sana, no sabemos lo que es una tos, un moco (alguna vez muy de vez en cuando algún virusillo, dientes) no se la ve sufriente y es espontánea, vital, simpática (hace chistes!), observadora y una maestra para su padre y para mí que ha venido a enseñarnos nuestro niño herido.

    A qué se puede deber que nos rechace si hay veces que claramente se ve que sí se ha hecho daño (ya te digo que es muy de vez en cuando), creo que la posibilidad de que esté empezando a gestionar sus propias emociones me parece muy prematuro. En casa tendemos a nombrar y a validar, ella sabe cuando está triste y te lo dice, Yo tiste mami, o… ven comigo, deja eso…hablamos de algunos malos momentos que hemos tenido alguna vez, (cuando era más peque), no sé si esto de reprocesar es bueno para ella tampoco…

    ¿Cómo lo ves? Es resignación, represión de emoción?

    • A veces, es necesario, ver a la nena y a los padres, para comprender la dinámica que se ha generado. Hay muchos matices y detalles que se pueden escapar en la observación familiar y sin embargo, se hacen evidentes en consulta.
      De cualquier forma, lo más importante, es que os mostréis realmente disponibles, sin angustia ni presión. Simplemente, permaneciendo al lado, abiertos a cualquier demanda suya, pero sin expectativa. Una frase como “mamá/papá, está aquí, contigo…”, es una buena invitación para que ella sienta la necesidad o no de aproximación.
      Un abrazo!

  10. jose says:

    HOla Yolanda. Felicidades por la conferencia y muchas gracias por compartir toda tu sabiduria. Somos la sede de Villena, fuimos unas 25 personas, y tu charla nos removió bastante a todos. El debate que se abrió después entre todos, fue muy enriquecedor. MIL GRACIAS.

    • Hola! No se si se quedó grabado la respuesta, pues se me colapsó el ordenador. De cualquier forma, gracias a vosotros y me alegro que se removieran emociones, pues esa, es la posibilidad de cambio.
      Un abrazo
      Yolanda

  11. garbine says:

    Hola Yolanda,
    En Vitoria-Gasteiz nos juntamos un pequeño grupo de madres sobre todo. La conferencia permitió compartir diferentes vivencias y emociones que se movilizaron con el tema de la resignación. Fue muy enriquecedor para todas.
    Como siempre es un placer escucharte.
    Te felicito por la conferencia y por tu libro.

  12. marat16 says:

    Hola Yolanda, ¡felicidades por la ponencia!. Me encantó leer tu libro y como no, escucharte. Lo que he aprendido gracias a ti nos ayuda en el acompañamiento del crecimiento de nuestros hijos. Nuestro hijo mayor suele tener urticarias de diferente intensidad. Después de tres años estoy cada vez más convencida de que están relacionadas con sus emociones, además es intolerante a la proteína láctea (su cuerpo la interpreta como un tóxico y reacciona ante ella), pero sus urticarias se manifiestan no solo por los alimentos ya que no toma nada de lácteos.
    Me gustaría que comentaras si sueles encontrar somatizaciones de estas características y que opinas/aconsejas al respecto ( imagino que lo interesante sería que nos vieses en tu consulta pero de momento es difícil que podamos desplazarnos hasta ella). Estamos atentos a la demandas afectivas de nuestro hijo, respetamos su individualidad, dejamos que exprese sus emociones, le acompañamos en el llanto, nos esforzamos por no repetir modelos, no le hemos escolarizado porque no está preparado para ello, esperaremos un poco más, ….él es un niño tranquilo y feliz pero con urticarias de vez en cuando que aunque nos preocupan.
    Gracias de antemano
    marta

    • Hola Marta:
      Enhorabuena por la forma de atender a tu pequeño, según cuentas..!
      Efectivamente, a veces la forma más adecuada de profundizar en algunos temas, es viendo a toda la familia en consulta. Te tendría que preguntar tantas cosas…! Por ejemplo, ¿cómo es vuestro vínculo?. ¿le han medicado? ¿cómo expresa la agresividad?…
      No es fácil responder a estas preguntas, requieren un espacio adecuado y sobre todo un diálogo reflexivo en un contexto de observación y escucha a poder ser con un profesional.
      Un abrazo
      Yolanda

  13. alba says:

    Hola Yolanda!
    La verdad es que la conferencia estuvo muy bien y muy clara!Me gusto muchisimo! Resulta muy motivador encontrar estas jornadas y gente que cree que se pueden cambiar las cosas para lograr algo mucho mejor!
    Las dudas que te planteo son sobre una niña de 10 años, diagnosticada TDA con impulsividad. Ha tenido todos los sintomas desde hace años pero los hemos abordado como independientes, hasta hace 2 meses, cuando por fin la diagnosticaron. A ella esa impulsividad le genera un estres tremendo y un estado de nerviosismo que no sabe como gestionar, y que a su vez contagia al contexto (cualquiera).
    Tambien sabemos que ella no hace las cosas que requieran esfuerzo mental (en el colegio tiene muchos problemas) porque no quiere, sino porque no puede. Pero es inevitable que haga ciertas cosas(como ir al clegio, hacer deberes…etc) lo que supone una “lucha” constante con ella.
    ¿Como podemos acompañarla? ¿Como podemos ayudarla a que sepa gestinar esa impulsividad que le provoca estres y nerviosismo?¿Que podemos hacer cuando se niega en redondo a hacer los deberes, estudiar…? No podemos estar siempre obligandola, discutiendo, o peor, castigando. Pero tampoco podemos dejarle que deje de hacer todo lo que le cuesta algun esfuerzo!Estamos buscando alguna orientacion que vaya mas alla de la medicacion!!
    Muchas gracias ya solo por leer la consulta!

    • Hola!
      Es un tema delicado. Realmente, castigar, gritar, etc.. no lleva a nada, salvo a crear más impotencia. Se que es difícil una situación así.
      De cualquier forma, los TDA, se han diagnostican demasiado frecuentemente… Quizá estaría bien, otra opinión, si fuera posible.
      Es importante que la escuchéis a ella, en su protesta. Y que tratéis de llegar a mínimos acuerdos. Que se sienta entendida y apoyada en lugar de enfrentada. Que sienta que estáis de su lado y no en contra. Y luego, ayudadla a cumplir los acuerdos, que han de ser pocos pero claros.
      Un abrazo

  14. maria suarez says:

    Nuestras felicitaciones a Yolanda González y La Serrada

    desde la sede presencial de Alcalá de Henares.
    En nuestro grupo surgieron varias preguntas que nos

    gustaría trasladar a Yolanda González y que expongo a

    continuación:
    – Una madre expuso que su hija de 3 años tenía

    frecuentes rabietas, y que, conociendo la causa posible

    de las mismas, se encontraba desorientada sobre cómo

    abordarlas. Pedía algún tipo de indicación sobre cómo

    hacer cuando aparentemente las causas son inamobibles.
    – Hablamos también sobre la dificultad que entraña una

    crianza basada en el apego y no desde el principio de

    autoridad y el establecimiento de los límites. Una

    madre expuso, a raiz del ejemplo de la conferencia

    donde el hijo pintaba en la pared, que su hija de casi

    3 años no colaboraba en las tareas sencillas de recoger

    juguetes, poner o quitar la mesa, y demás tareas que

    implican una responsabilidad personal en mantener unos

    mínimos en casa. Y cómo el corregir constantemente

    puede llevar a una Resignación por parte de la hija por

    no dejar libre su expresión más genuina y personal. En

    el grupo hablamos del concepto de Casilda Rodrigañez en

    torno a los límites: “poner o informar de los límites”,

    de la flexibilidad, y de las necesidades que expresan

    los niños pequeños de, en ocasiones, comprobar que mamá

    sigue estando a su plena disposición y que puenden

    contar con ella y necesitan hacer chequeos cuando nos

    piden que hagamos por ellos cosas que ellos ya saben

    hacer por sí solos como recoger la ropa, vestirse,

    llevar y traer cosas…
    – También hablamos de la Resignación como adultos ante

    situaciones de injusticia y de manipulación afectiva

    que hemos de sufrir, y que siendo conscientes no

    podemos más que soportar: en ocasiones en el trabajo

    que mantenemos por la necesidad económica, las

    presiones ante el consumismo, etc.
    – Y señalamos la aportación que entendimos en la

    conferencia muy ilusionante: escuchar lo genuino, lo

    natural y la sabiduría del propio niño, el mirar al

    niño a su altura. Así como ese entusiasmo que

    transmiste conferencia, y el reforzamiento en nuestras

    posiciones, que nos supone y sitúa en una mayor

    resistencia ante la hostilidad generalizada para con la

    crianza con apego y el respeto y el crecimiento

    individual.

    • Gracias, por tan bonita y amplia reflexión!! Da gusto leer cosas así… aunque no sea siempre fácil este camino, por ser diferente a lo “normal” socialmente hablando.
      Respondo a estas preguntas, que también están en mi libro:
      1) Ante las “RABIETAS”, que ya hemos visto que no son TAN inevitables como mucha gente cree, es fundamental, que una vez descartadas las producidas por el cansancio optemos por el recurso de la Anticipación. Ya sé, no siempre es fácil o nos falta creatividad, pero es posible.
      Por anticipar, hago referencia, a tener alternativas atractivas ANTES de que estalle el conflicto. Hay muchas alternativas, si las “hacemos” realmente atractivas y no como si fueran un segundo plato.
      Cuando el conflicto se ha desencadenado y aparece el llanto por frustración, lo único que podemos hacer es reconocer el enfado y acompañar.
      En cuanto a la segunda cuestión, LA COLABORACION EN LAS TAREAS DE CASA con una pequeñita de 3 años….
      Recordad que a esa edad, sólo entienden del JUEGO!. Por tanto, si queréis que colaboren en casa, nunca lo presentéis como una labor de necesidad, sino como un juego. Se puede intentar algún pequeño acuerdo, pero ante todo, no olvidéis mirar a sus manitas y a su altura! Son tan sólo 3 añitos… Acompañad si es que queréis que recojan… jugando.
      Un abrazo para todos y a seguir en el camino…

  15. lidia says:

    Muchas gracias Yolanda, en Los Cristianos vimos tu ponencia y luego se generó un buen debate,todos en la línea que planteas.
    Muchos de los planteamientos los conocía del master, y creo que hiciste un buen trabajo por concretar muchos de los conceptos, pero me ha gustado mucho tu visión positiva del cambio, que podemos cambiar individualmente, podemos criar y educar mejor a nuestros hijos y se puede cambiar la sociedad y este mundo, que tanta falta hace.
    Sabes que debería estar haciendo los resúmenes pero creo importante organizar esta sede para ese cambio social, espero perdones el retraso :). Muchas gracias por todo y abrazos

    • Hola Lidia:
      Gracias por tu esfuerzo organizativo en Canarias..Entre todos, podemos realmente, ir creando unas mínimas y necesarias bases para una transformación saludable y reflexiva de nuestra forma de vida, tanto a nivel de nuestra actitud como adultos en relación a los pequeños, como en relación a nuestra propia vida personal o social. Tenemos una vida, y merece la pena vivirla lo más plenamente posible, con responsabilidad pero también desde el placer de vivir. Y para ello, hay que ir cambiando chips, tópicos y prejuicios personales, educativos y sociales.
      Confío en que cuando puedas, enviarás los resúmenes del Master.
      Un abrazo

  16. Raquel says:

    Hola Yolanda,
    Muchísimas gracias por dejarnos tan buenas orientaciones, aunque no siempre resultan fáciles en la práctica pero como tú bien dices los cambios no suelen resultar fáciles tampoco.
    Tras escuchar la conferencia se me ha planteado la siguiente duda sobre el tema del sueño: ¿mi hijo, que tiene 21 meses, no se estará resignando a dormir? Desde hace un tiempo le acuesto todos los días a las nueve y media de la noche. Solemos leer algún cuento y al de un ratito, cuando me pide tetita, apago la luz. Al principio no protesta pero cuando ya está saciado de tetita me pide que le aupe. Entonces yo le cojo en brazos, le canto, abrimos un poquito la persiana para que entre luz tenue…y me acaba pidiendo salir de la habitación y jugar. Yo ante esto me mantengo firme con el límite y no salimos de la habitación, aunque él muchas veces acaba llorando. Incluso a veces ha llamado a su aita y éste no ha venido (porque previamente hemos quedado en ello) y, finalmente, acaba durmiéndose.
    A veces yo me planteo si lo estaremos haciendo bien o no, porque me da la sensación de que acaba resignándose y esto no ocurría cuando le acostaba más tarde, sobre las once, se dormía más fácil y sin problemas.
    Hemos tratado de mantener una rutina más coherente y adecuada a su edad pero a veces pienso que no sé que está mejor, si acostarlo antes a costa de que no lo lleve nada bien o dejarle jugar hasta que se canse y sea él quien pida dormir. Es que yo pensaba que esto último era autoregulación, si yo no le digo cuándo y lo que debe comer, en el tema del sueño pensaba que era de la misma manera. Parece ser que no es así (o al menos yo lo entendí así) que debe haber una rutina y cierta coherencia en el horario, lo más cercano a la ida de luz natural para favorecer esa autoregulación.
    Me gustaría mucho tu orientación en este tema y agradezco muchísimo esta oportunidad de contactar contigo.
    Muchas gracias!
    Raquel

    • Hola Raquel:
      Una cosa son los criterios generales y otra, cada caso en particular. Por eso, a mi no me gusta dar respuesta generales, sino al contrario: conocer bien la estructura e historia familiar, la interacción entre padres-hijos-hermanos, etc., observar el tipo de relación y vínculo, ANTES de orientar ante una posible pauta.
      En crianza y educación, nada debiera ser mecánico y norma para todos. Si tu peque, se dormía enseguida a las 23 h y te lo pedía él, Adelante!!. Hay que tener en cuenta, que la hora de dormir guarda relación con: la hora de levantarse, el tiempo y la hora a la que se van a la siesta los más pequeños(muy importante, no es lo mismo siesta a las 2 de la tarde que a las 5 de la tarde!. Todo se retrasa en el último caso), si hay o no actividad en la casa, etc.
      Es decir, son muchos factores los que explican por qué unos bebés se duermen a una hora y otros a otra!.
      Si el bebé es madrugador, se acostará prontito probablemente a la noche, (siempre que no se haya echado una larga siesta, haya actividad en la casa bulliciosa, etc.) Si por el contrario, empieza el día más tarde, le costará acostarse pronto. Todo es sentido común!
      Y claro que es fundamental respetar su AUTORREGULACION. Pero también hay que poner los medios adecuados para que se autorregulen. Es decir: observar cuándo tienen sueño e invitarles con nuestra actitud (poca actividad en la casa, luces tenues en la habitación antes de dormir, un cuento y apagar la luz mientras les acompañamos hasta que se duermen, por ej.) a que logren su objetivo. Por eso, el hábito cuando son más mayorcitos, de cenar, lavarse los dientes, ir a la cama con un cuento o/ una canción, y dulcemente apagar la luz sin ningún estímulo exterior, favorece mucho el sueño y la autorregulación.
      Espero haber aclarado este punto en relación a este tema que tanto preocupa a los padres.
      Un abrazo

  17. ericota says:

    Hola Yolanda, muy interesante tu conferencia, es la primera vez que te escuchamos y nos encantó. Estamos participando en un proyecto educativo buscando una mejor enseñanza/ambiente para nuestra hija. Como este es el primer año y hay mucho que hacer, nos surgen dudas sobre como llevar a la practica nuestros ideales. Nos surge ahora como duda si plantear todas las actividades para que se hagan de forma libre de forma q

  18. ericota says:

    (perdona he enviado por error el mensaje sin terminar) que al menos los nilños tengan dos opciones para elegir, de forma que no esten obligados a participar en una actividad si ese día tienen otra inquietud, si no les atrae por el motivo que sea o la segunda opción les parece más interesante. Las personas que no están deacuerdo con que sea voluntario alegan que estas actividades son parte de los principios del proyecto, pero yo creo que la libertad del niño esta por encima de cualquier actividad que se plantee.

    ¿Como resolverias esta cuestión?. Muchas gracias, es una suerte contar con la oportunidad de consultar estas dudas contigo.

    PD espero estar al hilo de la conferencia del otro día, creo que no ser libre a la hora de elegir lo que quieres puede frustrar a un niño o hacerle docil y que no se plantee que siempre hay 2 caminos al menos para elegir. GRACIAS

    • Hola!
      Ante un proyecto educativo, hay debatir mucho. Y tener información. Y poner mucho corazón también.
      Yo he supervisado durante tiempo, dos escuelitas alternativas, una en el norte y otra en levante. Además he formado a educadoras infantiles y profesores de la E.s.o. Y siempre he visto, y sentido, que en los métodos convencionales, falta mucha creatividad, espontaneidad, tiempo para descubrir y sobre mucha teoría. Por supuesto, siempre hay maravillosas excepciones y profesores muy implicados en llevar la escuela a la vida.
      Los peques, necesitan explorar y jugar. Esa es su forma de aprender. Claro que a medida que crecen, necesitan ampliar conocimientos. Pero dar opciones de aprendizaje simultáneos, es favorecer la capacidad de elegir y de reflexionar. Puede que en ese momento, no sienta atracción por esa actividad pero más tarde sí. >Puede que en ese momento también, no le vea “la lógica” pero más adelante, la entienda.
      No es fácil iniciar un proyecto nuevo.
      Pero siempre es posible.
      Animo.
      Un abrazo

  19. creciendojuntos balbina says:

    Hola Yolanda:
    Nuestro grupo vió tu conferencia este martes, y creo que todos, 15 adultos y 9 niños, quedamos sorprendidos por la luz que arrojas, de forma clara y directa, durante casi 1 hora y 10 a mí, me captaste mi antención, la de la niña que soy yf fui que no sabe que no tiene cadena, y que no sabe como se instalo el miedo…pero ahí está…
    Para una sociedad enferma pero curable, personas como tú, hacen una labor que ayuda y enriquece…Hasta mi madre se quedo totalmente absorbida por tus palabras, y después de mucho tiempo, entiende a su hija y su decisión de criar a mi hijo como intento hacerlo…Gracias y muchas por ello también…

    En nuestra charla, donde estuvieron dos psicoterapeutas reichianos, Maribel y Juan Antonio, se planteo, aunque yo no lo comparta del todo, que se echaba en falta en tu exposición, tener en cuenta el ecosistema familiar…es decir que madre y padre, aparte de acompañar a sus hijos y respetarlos profundamente, deben respetarse con ellos…y muchas veces con esta crianza, ésta es reflexión personal mía, se convierte en crianza de entrega con letra pequeña, hay familias o mujeres, que se resignan y no integran la maternidad, si no la viven como algo duro, un sacrificio, se autocastigan por desear un paseo a solas, un tiempo individual como mujer…
    Convivir con esos sentimientos, crea culpas y ansiedad, lo veo en nuestro grupo de madres, a menudo, …qué puedes decirnos?….cómo se puede integrar una maternidad respetuosa con tu hijo de forma sana?…cómo domar los egos que se rebelan a no, por ejemplo, ver una película para descansar de un día de crianza intensa?…
    Espero que el resto de mujeres del grupo te escriban también, porque hubo mucha y variada miga, nos despertaste, hasta incomodaste a otras madres de fuera que vinieron, …desde luego tu palabra, tus razones no dejan indiferentes a nadie.

    A mí me maravillaste, porque crees profundamente en sanar, en seguir, en tener otra oportunidad, y en liberarnos de tantas capas de niebla, de tantas obligaciones prescindibles, y dedicarnos a lo que importa: ser libres, felices, luchar por ellos, respetando a quién y lo que nos rodea.

    Gracias Yolanda.
    Gracias Serrada.
    Hay expectativas ya para el martes que viene.

    Nota: También tu libro se ha convertido en libro de cabecera en casa 😉

    • Gracias por tu entusiasmo!.
      Estaré encantada de responder a esas madres que se incomodaron, no se por qué razón. Es importante, poder hacer un feeback adecuado, después de cada exposición, para aclarar cualquier aspecto que en un vídeo es imposible preveer.
      En cuanto a los ecosistemas parentales y aunque no estuviera explícito en el discurso, es básico que el respeto entre los adultos es la fundamental en cualquier planteamiento coherente. Es decir, una actitud saludable se observa no sólo hacia la infancia, sino hacia cualquier “otro” , incluído el ecosistema tierra.
      Por otro lado, la crianza de los hijos, conlleva bastantes renuncias, temporales. Es un hecho, que es así en los primeros años de vida, pues ellos son los peques y nosotros los proveedores de afecto y seguridad. Pero eso no significa “sacrificio” y auto-agresión o culpa.
      Siempre remarco en las conferencias, grupos y en mi libro que hacemos lo que podemos, tenemos límites, no somos perfectos, aunque es importante también ser conscientes, del punto personal e individual en que nos encontramos.
      Por supuesto, que si la criatura está con otro vínculo que le da tranquilidad y seguridad (sobre todo cuando ya no son bebés) no sólo podemos, sino debiéramos encontrar espacios para estar con la pareja y para autorregularnos también personalmente (siesta, deporte, amigas), aunque sea muy POQUITO tiempo, pero tiempo de calidad. Tiempo, que además se valora mucho más, por ser escaso.
      Encontrar un equilibrio, entre satisfacer las necesidades infantiles y cuidar algunas necesidades personales, aunque sean muy pocas, no es nada fácil en función de la edad de la criatura.
      Claro, que no.
      Pero al menos, hay que incluirlo en nuestra consciencia como posibilidad legítima.
      Un abrazo
      Yolanda

  20. Ainara says:

    Hola Yolanda: Al igual que el resto de padres quería primero darte las gracias por la conferencia del otro día y quería aprovechar la ocasión para hacerte una consulta. Tengo un bebé de cuatro meses, así que en un tiempo comenzará a gatear y a explorar su entorno. Varias personas me han comentado que en ese momento sería interesante tener un “parque” donde pueda estar con sus juguetes y así evitar “accidentes”, pero a mí me resultan un poco claustrofóbicos y por otro lado, me parece que no responden a la necesidad de lo niños de explorar, curiosear, etc, por lo que quizás podría generar esa frustración de la que hablabas en la conferencia. Me encantaría saber tu opinión al respecto. Muchas gracias

    • Hola!
      Los bebés, como bién dices, necesitan exploraración!.
      Nada de parquecitos, que son geniales para que el adulto pueda seguir haciendo con tranquilidad sus cosas,pero que limitan su movilidad.
      Lo ideal, es tener una habitacion “adaptada”, sin objetos peligrosos ni que nos lleven a decir continuamente “eso no se toca, eso no… Eso es de papá, eso es de… eso se rompe…”. Una habitación con cojines, una alfombra, una pelotita y mamá o papá tumbados, jugando, es lo adecuado. Y es barato. Y es seguro.
      Los bebés lo agradecen mucho.
      Un abrazo
      Yolanda

  21. Bego says:

    Hola Yolanda,

    de nuevo gracias por tu conferencia. Supe de tí hace poco, actualmente estoy leyendo tu libro y la ponencia es la primera que oigo por lo que puede ser que mis preguntas tengan respuesta bien en el libro o bien en alguna otra conferencia, aún así me atrevo a exponértelas.

    La primera hace referencia a la coherencia en la educación, es lo que muchos padres intentamos pero no siempre conseguimos, cuando nos damos cuenta rectificamos pero la incoherencia ya está cometida. Si [email protected] niñ@s ya entienden el lenguaje, se les puede explicar, pero si no lo entienden ¿qué se puede hacer?

    Otra duda es el tema de la libertad y esta pregunta te la hago a sabiendas que es desde el desconocimiento y el miedo que me provoca, porque al no ser libre da miedo pensar en personas que sí lo son o lo podrían ser, a pesar de que podríamos debatir horas sobre este concepto. Y la duda que tengo es como ayudar a [email protected] [email protected] a autorregularse en la relación con los demás para que no sean [email protected] pero tampoco [email protected]

    Muchas gracias de antemano.

    • Hola!
      Gracias por tus preguntas. Son muy interesantes, y nos llevarían horas “pensar juntos” sobre ellas.
      Efectivamente, el libro te ayudaría a respondar a bastantes preguntas.
      Mientras tanto: a un bebé, lo que más le importa, es sentir que si ha habido una actitud poco adecuada, en la siguiente situación, esté rectificada. Entienden de emociones, no de razones. No siempre actuamos adecuadamente, y no pasa nada si es puntual!
      En cuanto al concepto de libertad…. es un tema muy vasto si no lo concretas en algo más preciso. Intuyo que el temor es dejar “Hacer todo”. No se trata de eso. Se trata de observar sus necesidades emocionales y permitir su expresión, acompañando y verbalizándolo también según el caso. Y también se trata de saber poner algunos límites, es decir, conociendo cuándo, cómo y por qué. Hablo de ello en mi libro también.
      Una cosa es autorregularse y otra ser tirano!. El tirano sufre mucho. La autorregulación, es un modo natural de satisfacción de necesidades básicas: el amor, el más importante, nunca malcría ni hace tiranos. La compensación de lagunas afectivas con objetos, juguetes, chuches, o un dejar “hacer” ilimitado e irracional, sí puede crearlo.
      Espero haberte aclarado algo más.
      Un abrazo

  22. Belen says:

    Hola Yolanda,

    En primer lugar quiero agradecer el trabajo que haces y también a la Serrada por hacer posible su difusión y expansión.

    Es la primera vez que te escucho y me ha impresionado mucho tu claridad, coherencia y compromiso. He conseguido tu libro, enhorabuena y gracias de nuevo es pura medicina.

    Aprovecho este espacio para hacerte una consulta personal, tengo una niñita de 4 años que es un sol, nuestro vinculo desde el nacimiento ha sido muy fuerte, fusional, el destete fue duro, yo no podia seguir amamantandola y ella a sus 2 añitos y poco no aceptaba dejarlo, la acompañe en el proceso lo mejor que puede no sin a veces perder la paciencia, lo hice progresivo muy poco a poco para que fuera aceptandolo mejor y duró al rededor de 6 meses, salimos juntas del proceso y crecimos mucho. Sin embargo, al poco tiempo ella decidió quitarse los pañales y ese paso fue muy sencillo.

    El papá tiene otra niña mayor (10 años) a la que la pequeña adora. Acoplarnos [email protected] 4 no ha sido fácil, hemos estado casi tres años sin entendernos bien, con celos, tristeza, rabia y claro con miedo. Desde hace poco más de un año hemos entrado en proceso de cambio provocadó sobre todo por la hospitalización que sufrió nuestra niña mayor (dos meses con operación de alto riesgo) y por mi segundo aborto en el cual casi pierdo la vida desangrada. Desde entonces hemos avanzado mucho en la comprensión de nuestras emociones y las de nuestras hijas. Aún vivimos muchos momentos donde la pequeña se desahoga desde la agresividad y puede pegar facilmente, a mi , a compañeras del cole, su hermana… “rechaza” a menudo al papá incluso para jugar. Es muy doloroso y cansado. Duerme en nuestra cama, intentamos compensar de alguna manera. Pasamos de la tristeza a la rabía con demasiada frecuencia como para que sea llevadero.

    ¿Cual sería la pista a seguir? gracias.

    Un abrazo

    • Entiendo lo que dices. No ha debido ser nada fácil…
      Muy probablemente, tiene cosas que no ha podido integrar todavía. En estos casos, necesitaría verlo en consulta. De cualquier forma, buscar un espacio de psicomotricidad relacional, dónde la peque pueda elaborar sus sentimientos sin tener que “actuarlos” fuera pegando, sería un paso importante.

      Un abrazo
      Yolanda

  23. garenok says:

    Buenas tardes Yolanda,

    Soy Beatriz desde la Sede de Santurtzi en Bizkaia.
    Ayer jueves 3 visionamos tu exposición unas 9 personas, y aunque parezca una ironía para nosotros fue un éxito.
    Estuvimos debatiendo tras la charla durante hora y media sobre un tema del que nos gustaría saber qué opinas:
    ¿Te parece posible intentar desde el sistema educativo actual postular la temática y metodología en la que se basa la escuela alternativa? ¿Crees que esa revolución educativa de la que habla Ken Robinson puede darse desde dentro?
    No sé si se considerará “resignación caracterial” (ja, ja) pero en nuestro caso apostar por un modelo de escuela libre como KORTIÑE en Berango ha sido la decisión. Quizás se pueda tachar de cobarde pero con una sociedad que demanda competitividad y educación preescolar con resultados difícil veo, a medio plazo, hablar de espacios para la maduración y el encuentro.

    Un saludo y enhorabuena por tu trabajo,

    Beatriz Iglesias
    http://www.izanleike.com

    • Hola!
      Las alternativas, la búsqueda de caminos nuevos, son el sustrato de cualquier cambio y descubrimiento científico!.
      Cada uno, desde su entorno, tiene que ver las mejores opciones para ver realizados sus sueños, en la medida de lo posible. Si no es posible desde dentro, se puede intentar desde fuera.
      No podemos hablar de cobardía, sino de búsqueda de alternativas posibles y más saludables!
      Un abrazo.
      Yolanda

  24. Caldas says:

    Buenas noches Yolanda, he visto hoy la charla y me ha gustado mucho.

    Quería hacer una aportación, durante tu exposición me venía a la cabeza que a veces, en lo social, la resistencia al cambio es acción.

    Cuando el cambio que se propone es en negativo, no dejarse llevar por la corriente es nadar con todas las fuerzas.

    Yo trabajo en una empresa multinacional que lleva dos años con una ofensiva ideológica llamada “la transformación” que esconde detrás un plan de empeoramiento total de nuestras condiciones de trabajo. Incluso nos convocaron a todo el personal para una charla con Elsa Punset para que en el proceso de empeoramiento de nuestras relaciones laborales no nos suicidemos como los de France Telecom, que siempre podemos escoger marchar de la empresa y trabajar en otro lado.

    Por eso quería exponer que en estos casos la resistencia al cambio no es resignación, es acción contracorriente, es moverse mucho para permanecer donde estás.

    Me refería con esto a que el cambio no es un valor positivo en si mismo necesariamente, depende en qué sentido se proponga, ya que a veces la resignación es dejarse llevar en el sentido de los cambios. En ese caso, la resistencia es no ir en negativo mientras no hay fuerzas para ir río arriba.

    Escribo esto porque la ofensiva en el campo de las ideas que tiene mi empresa se puede extender a todo el mundo del trabajo, pues pueden pretender que con la “crisis” es necesario cambiar de expectativas, el “no creas tener derechos”, por eso me parecía oportuno diferenciar resistencia de resignación en el campo de lo social.

    • Aunque ya no estoy en mi “semana”, no quiero dejarlo sin respuesta.
      Por supuesto, que cambiar por cambiar, no tiene sentido!!!. Y que el cambio, tiene que ser hacia un cambio evolutivo en positivo, a un cambio saludable, a mejoras, nunca a empeorar, pues es contra-natura.
      La palabra cambio, como todo, hay que contextualizarlo en el contenido de la conferencia, que creo que queda bastante explícito y claro. Ha cia la salud, nunca al contrario.
      Un abrazo

  25. EUGE says:

    Hola Yolanda, saluditos desde Castellón. Aquí te seguimos el sábado pasado, pero por circunstancias, graves, yo sólo pude acudir a presentar tu ponencia y luego dejé delegada la moderación y coordinación del coloquio en 2 personas muy competentes pero que hoy, en la segunda ponencia, he comprobado que, al desconocer los contenidos y sólo disponer de la información in situ de la 1ª ponencia, no pudieron desarrollar el tema en cuestión de tu exposición. Lo hicieron estupendamente con lo que disponían y hubo una gran asistencia, pero era importante aclarar puntos que hasta hoy no ha sido posible.
    Hoy hemos aprovechado el nuevo encuentro para recapitular sobre la “resignación” y quiero destacar que aparte de una dinámica sencilla entre padres (22 en tu ponencia), que mayormente desconocen el tema de la prevención…Hoy puedo decir que me he contagiado de tu visión optimista de la posibilidad del cambio. Me sumo a mi compañera de Canarias, Lidia, en cuanto a sentirme desde este encuentro con otros padres, contagiada de tu visión positiva del cambio, que podemos cambiar individualmente, podemos criar y educar mejor a nuestros hijos y se puede cambiar la sociedad y este mundo, que clama por ello.
    Igualmente ocupandome de la Sede en CS y con todos mis lios…llevo retrasito con lo de los textos…pero “todo es posible” y vamos a llegar.
    Un abrazo y gracias por tus aportaciones. Yo no quería desaprovechar esta oportunidad y hacerlo para agradecer a todos los que estaís dando desde vosotros
    ( Serrada y ponentes), la posibilidad de que “otros” tomen conciencia.
    Gracias por permitirme formar parte de esta “Sinapsis”, me siento orgullosa de ello.
    Un abrazo!

  26. David Pla says:

    Reenvío de un correo recibido:

    “Yolanda, muchas gracias por tu conferencia, las mamis que han participado plantean que las indicaciones que nos das están muy dirigidas a la primera infancia, pero qué podemos hacer cuando a partir de los 6-7 años parece que efectivamente el niño manifiesta una resignación caracterial como tu planteas?. muchas gracias. Lourdes (Sede Mislata)”.
    Muchas gracias

    • Hola Lourdes:
      Siempre se pueden hacer cosas.! No hay que resignarse, nunca mejor dicho. Los mayores de 7 añitos, pueden trabajar en grupos de psicomotricidad muchos aspectos de inhibición y otros límites.
      Tenemos toda la vida para evolucionar…
      Un abrazo
      Yolanda

  27. GRACIAS A TODOS, POR COMPARTIR ESTE ESPACIO Y PENSAR JUNTOS EN COMO CONTRIBUIR CON UN GRANITO DE ARENA A MEJORAR LA VIDA PROPIA, LA DE NUESTROS HIJOS Y LA DE TODO EL PLANETA!!
    Un abrazo.
    Yolanda González Vara.

Trackbacks

  1. […] This post was mentioned on Twitter by alanabazar, clauzahlhaas. clauzahlhaas said: teoría del apego por #Yolanda González http://bit.ly/eukxmI http://www.yolandagonzalez-prevencion.com […]